Investigadores de la Fundación Progreso y Salud que desarrollan su trabajo en Cabimer, el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa en Sevilla, y del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra (CSIC) de Granada, han identificado una serie de moléculas que podrían actuar sobre una nueva diana terapéutica frente a la retinosis pigmentaria, una enfermedad que provoca ceguera y que a día de hoy no tiene cura.

Para evaluar la eficacia y seguridad de este posible tratamiento, la Fundación Progreso y Salud ha firmado un acuerdo de colaboración con la empresa biotecnológica andaluza Limno Pharma, -surgida en el seno del sistema sanitario andaluz y el CSIC-, especializada en desarrollar nuevas terapias para distintas enfermedades de la retina, como es el caso de la retinosis pigmentaria o la degeneración macular asociada a la edad.

En este sentido, y en el marco del acuerdo, el grupo de investigación liderado por Francisco Javier Díaz Corrales, llevará a cabo una serie de experimentos durante el próximo año con el fin de identificar el mejor candidato. Díaz Corrales y su equipo llevan varios años estudiando esta patología rara y hereditaria que conduce a la muerte de los fotorreceptores. En esta línea, desde 2015 colaboran con el grupo de investigación de ‘Química biológica, reconocimiento molecular y diseño de fármacos’ liderado por el doctor Juan Carlos Morales en el Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra (CSIC) de Granada.

Más información en el siguiente enlace:

https://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20201204/49866087860/investigadores-andaluces-hallan-un-potencial-tratamiento-para-la-retinosis-pigmentaria.html

https://andaluciabuenasnoticias.com/2020/12/07/andaluces-hallan-un-tratamiento-para-la-retinosis-pigmentaria/